YouTube cambia las normas para meter más anuncios mid-roll en sus vídeos


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

YouTube acaba de cambiar las normas del juego en publicidad, lo que implicará más anuncios en mid-roll, vídeos más cortos y – o posiblemente eso es lo que esperan – más ingresos publicitarios. Hasta ahora, las normas de YouTube para incluir anuncios en vídeo en los contenidos ponían como extensión mínima para poder hacerlo los 10 minutos. Solo los vídeos que duraban 10 minutos o más y cuyos creadores habían seleccionado como opción la de la publicidad mid-roll incluían este tipo de anuncios, que funcionan a modo de pausas publicitarias durante el contenido (como podría hacerlo una pausa de televisión).

Ahora, sin embargo, los vídeos tendrán que tener una extensión de 8 minutos o más, lo que reduce los tiempos del contenido (y lo que hará que, como explican en Social Media Today, los youtubers dejen de estirar sus contenidos casi artificialmente para llegar a los mínimos de tiempo que impone YouTube), pero además todos los vídeos que encajen con ese perfil llevarán publicidad en mid-roll.

Esto es, hasta ahora, YouTube solo incluía ese formato publicitario en aquellos vídeos cuyos creadores optaban por ese tipo de anuncios. Con este cambio, los creadores tendrán que optar por dejar el formato. Deberán ‘salirse’ de forma explícita del formato publicitario.

Por qué más anuncios justo ahora

¿Por qué ha tomado YouTube esta decisión? La clave está en la monetización. Con este tipo de anuncios y ampliando la cantidad de vídeos que pueden acceder a ellos, se amplian las posibilidades de monetización de contenidos. Los vídeos más cortos dejarán de estar fuera de estas opciones de ingresos.

Con ello, YouTube busca satisfacer a sus creadores de contenidos, pero también generar más ingresos, algo crucial en los tiempos del coronavirus. Como señalan en Social Media Today, los ratios de publicidad en YouTube han caído en un 50% desde febrero, cuando empezaron los procesos de confinamiento y la expansión de la enfermedad. A YouTube le pasa lo que le ocurre a muchos otros medios.

Aunque ha aumentado sus cifras de visionados y el tráfico, no lo ha hecho con ingresos publicitarios. Los anunciantes se han vuelto conservadores con sus presupuestos y han reducido su impacto publicitario. La plataforma, recuerdan en el medio estadounidense, debe cubrir lo que ha perdido de otra manera y ampliar los formatos de anuncios y la monetización de ciertos vídeos podría ser una vía para generar más ingresos.

Quizás, eso sí, también podría ser un lastre. Más espacios publicitarios pueden suponer precios más bajos en publicidad en YouTube, lo que supondrá que por muchos más anuncios que se tengan los ingresos serán reducidos. Y, no hay que olvidar, los medios digitales ya probaron hace años esta idea, la de aumentar más anuncios para generar más ingresos, y no tuvieron muy buenos resultados.

Cambios en experiencia

También habría que preguntarse qué supondrá en términos de experiencia para los consumidores finales de esos contenidos. Más anuncios podrían lastrar la experiencia y aumentar el rechazo de los usuarios.

O quizás no tanto: otra de las teorías es la de los vídeos serán ahora más cortos. Los youtubers estaban ampliando sus contenidos hasta los 10 minutos simplemente para poder participar en ese tipo de anuncios. No tendrán que estirar el contenido como sea para poder llegar al mínimo, lo que quizás impacte positivamente en la calidad del contenido.

Lo que no tendría lógica sería que YouTube bajase más de esos 8 minutos. La Coalition for Better Ads, cuyas recomendaciones Google sigue y que es la guía que marca algunos de los cambios en publicidad que el gigante ha hecho en Chrome, señala que en vídeos de menos de 8 minutos los anuncios mid-roll resultan demasiado molestos.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here