¿Son los influencers el daño colateral del boicot a Facebook? Algunas cifras empiezan a señalar que sí


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La gran noticia de este arranque del verano en lo que a marketing y publicidad se refiere está protagonizada por Facebook. El gigante de los social media – dueño también de Instagram y Whatsapp además de la plataforma que da nombre a la empresa – está protagonizando un boicot publicitario. Convocado por dos organizaciones de defensa de los derechos civiles en Estados Unidos, que quieren presionar con ello a Facebook para que tome decisiones y acciones reales contra los discursos de odio, el boicot ha ido acumulando más y más empresas que anunciaban que se unían (o paraban su inversión discretamente).

Los efectos que esta decisión tendrá en las cuentas de Facebook están todavía por ver. Hay quienes creen que serán pocos, porque Facebook sigue teniendo en las pymes el origen del grueso de sus ingresos por publicidad. Sin embargo, el golpe en reputación es incuestionable. Otros analistas creen que ni siquiera las pymes se mantendrán al margen y que Facebook acabará notando el golpe en sus cuentas de resultados, cuando estas se sumen arrastradas por la tendencia general.

Además, el impacto de esta crisis no solo tocará a Facebook. Es de esperar que haya daños colaterales, que se vean afectados por estas medidas a pesar de que no estén vinculados con los problemas que arrastra el gigante de los social media.

Por ejemplo, algunas empresas han anunciado que paran toda su publicidad en redes sociales, no solo en Facebook y sus asociadas. Y, también, las medidas podrían golpear a los influencers.

Influencers, daño colateral

De hecho, cuando se habla de pausa en la inversión publicitaria en redes sociales, también se habla de los influencers, como han explicado desde dentro del mercado a Digiday. Al no invertir dinero en anuncios en Facebook (e Instagram), no se están impulsando los contenidos que publican los influencers. Pero además tampoco se está pagando a los influencers por esos contenidos, por mucho que sean orgánicos y que no implique inversión de dinero en Facebook de forma directa.

“Muchos acuerdos con influencers están pausados o siendo ajustados”, explica un experto de una agencia al medio británico. En general, Digiday ha identificado una tendencia a pausar o retrasar las campañas con influencers.

Los influencers, de hecho, están empezando a mostrarse preocupados por el impacto que todo esto tendrá en su economía y en sus ingresos. Si se tiene en cuenta que ellos tampoco salieron indemnes de los últimos meses y de los parones publicitarios durante la crisis del coronavirus, se comprende además cómo la situación se ha vuelto complicada para ellos. Las agencias están empezando a recomendar que sean todavía más proactivos a la hora de vender sus servicios.

Quizás, la cuestión está en cambiar de plataforma. Algunas de las inversiones que en principio estaban pensadas para Facebook o Instagram, empiezan a migrar a TikTok.

Más diversidad

Igualmente, las agencias están cambiando cómo trabajan con los influencers a otros niveles y están viendo cómo las empresas les piden que sean más diversos. En el marco del movimiento Black Lives Matter, las agencias han visto cómo sus clientes les pedían que trabajasen con más influencers negros (para así reforzar sus mensajes de compromiso lanzados en redes sociales).

Solo el tiempo dirá si este movimiento de las marcas y de su inversión en influencers implica un cambio real y un aumento de la diversidad entre los influencers con los que trabajan, o si finalmente será un poco de humo para ‘quedar bien’ en el momento en el que todo el mundo parece estar más atento a lo que hacen.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here