¿Será que Liverpool perdió la guerra de los colores…? » El Publicista

Hace un año, en la edición 2019 del Tótem, alguien presentó un interesante ejercicio, a base de puro mobiliario urbano, en el que los grandes almacenes estaban tratando de que la gente los identificara con el simple hecho de utilizar un color corporativo. Así, Liverpool se fue por el rosa mexicano; El Palacio de Hierro por el amarillo; Sears por el rojo y Suburbia por un morado un tanto incierto.

Fue un experimento bastante interesante, hay que aceptarlo, que logró mucho en cuanto a memorabilidad. Lástima que el coronavirus vino a partir en dos al tiempo. Porque no sólo el mobiliario urbano citadino ha tenido que sufrir la cancelación de muchos de sus espacios, sino en sí toda la industria del exterior en la CDMX y del país.

La mayoría del gremio, anunciantes, agencias y medios, se dejaron llevar por el pánico y optaron por dejar que todo se acomode por sí solo, lo que trajo como consecuencia el que, cuando uno salía a la calle durante la cuarentena, se podía manejar durante kilómetros y kilómetros sin ver nada más que caras disponibles: era la mar de aburrida.

Sólo de vez en cuando aparecía un anuncio por allí y entonces sí, aunque fuera malo, lo veíamos para distraer la mente.

Primera lección: a falta de competencia, más recordación… ¡eso puede deducirlo cualquiera! Pero, si además, ese anunciante que prefirió negociar con el medio en lugar de bajarse, aprovecha sus espacios para continuar con su estrategia y hace las cosas con creatividad, el éxito es superlativo: tal es el caso, ahora, de El Palcio de Hierro quien, calladamente pero con consistencia, siguió con su estratagema del color amarillo en las casetas telefónicas y ahora tiene el top  of mind en ese aspecto… ¡felicidades!

 

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here