¿Saben realmente los marketeros lo que quieren de verdad los clientes y consumidores?


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

En la carrera por llegar al mercado y por ofrecerles a los consumidores lo que quieren recibir y comprar, las marcas necesitan comprender muy bien cuáles son sus intereses y qué es, por tanto, lo que buscan. Es por eso, de hecho, por lo que los datos se han convertido en tan importantes y decisivos en la estrategia de negocio. Los marketeros los emplean como guía para perfilar a sus consumidores y sus intereses y para lograr así ofrecer los productos que estos más quieren.

En los últimos años, elementos como la personalización se han asentado como piezas clave en la estrategia de marketing y los marketeros se han esforzado por seguir el ritmo de los cambios, como ha demostrado su obsesión primero con los millennials y luego con la Generación Z. Pero ¿están sabiendo realmente qué quiere la gente y cuáles son sus expectativas reales? ¿O están en realidad demasiado entregados a lo que creen que saben y no tanto a los hechos reales?

Los clichés y los estereotipos han sido un problema serio en la publicidad, que ha hecho que las empresas no logren conectar con sus audiencias. La representación de las mujeres en la publicidad es un ejemplo perfecto de esto, pero también lo es el de las personas de tercera edad. Los jubilados son en los anuncios “el abuelo” y poco más allá de eso los sacan los anuncios, algo que este nicho de consumidores ya ha denunciado en ocasiones y que hace que las marcas pierdan a un atractivo mercado (y uno además con una capacidad adquisitiva más que interesante).

Los datos de un estudio reciente demuestran que la cuestión va más allá de esos nichos concretos. Los marketeros tienen una cierta desconexión con la realidad y con lo que es el, por así decirlo, término medio.

Lo que los marketeros piensan no es lo que los consumidores quieren

El estudio, elaborado por Reach Solutions, ha cruzado lo que los marketeros creen que es a lo que aspira la “gente normal” y lo que esta en realidad piensa de esas aspiraciones. Por gente normal, el estudio ha considerado a aquella que se posiciona en el término medio. Esto es, ese punto medio por ingresos en la sociedad. También los han llamado el “modern mainstream”, la masa moderna.

Los puntos de separación son notables y lo son además en elementos que los profesionales de marketing y publicidad consideran claves en sus campañas. Así, el 63% de estos profesionales cree que la gente quiere que un montón de gente sepa su nombre (el, no olvidemos, que te llamen por tu nombre de pila en una tienda o cuando llaman para venderte cosas) cuando solo el 14% de la población lo quiere.

Este choque en lo que a personalización se refiere se puede ver en otro porcentaje. El 57% de los marketeros considera que la gente aspira a ser única y a destacar en medio de una muchedumbre, cuando solo el 28% de la gente lo hace.

Divergencias en consumo

También cambian las expectativas de vida e incluso las de consumo. El 82% de los marketeros apunta que la gente ‘normal’ quieren tener un trabajo de elevado estatus y ganar muchísimo dinero, cuando solo un 28% de la gente lo quiere realmente.

Tampoco quieren posesiones caras (68% frente al 11%) ni estar tan al día de las últimas tendencias y modas (75% frente al 17%).

Estos puntos son muy importantes porque las marcas los emplean como palanca para vender cosas, esperando que sus reclamos funcionen.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here