Ponga la basura del COVID en su lugar: la campaña que ahora… ¡súper urge! » El Publicista

Lo que tenía que pasar pasó: en un país como el nuestro, donde la gente no tiene ni la más mínima conciencia cívica y todo quiere que se lo resuelva el Gobierno, es altamente riesgoso promover el uso y el deshecho de residuos contaminantes o incluso nocivos.

Nos estamos ahogando con la basura; cada temporada de lluvias los drenajes se tapan con tantas botellas de PET y vasos de unicel que la gente tira en la calle sin el más mínimo remordimiento. Y justo cuando más ocupados estábamos, lidiando con tanto desperdicio, llega el coronavirus para acabarla de amolar.

Íbamos mal y llegó López Obrador para empeorarlo todo. Éramos muchos y parió la abuela. Nos está lloviendo sobre mojado. Porque a los pocos días de la pandemia, a alguien se le ocurrió que, para prevenir los contagios, no solo era necesario, sino incluso imprescindible, usar toda una parafernalia de tapabocas, guantes, caretas, geles sanitizantes y muchas otras cosas que, como buen equipo médico, son de slogan “úsalo y tíralo”.

Y el mercado se llenó de millones de esas chunches, sobre todo cubrebocas, que en el mejor de los casos las personas las usan un día y las tiran al siguiente. Las desechan, pues no en botes de basura o en un recipiente ex-profeso. No: las tiran al piso de la calle, en el metro, en el trasporte público, en parques y jardines en donde, si quien los usó fue un enfermo, transmiten el COVID -19 en proporciones geométricas.

Todo mientras nosotros, los publicistas, seguimos en la misma posición del Tigre de Santa Julia, (nótese que escribimos su apodo en negritas, tal y como lo hacemos con los próceres), seguimos obrando de buena fe, pidiéndole a la gente que se quede en su casa aunque se mueran de hambre en lugar de preocuparse por lo que sigue: que el público ponga a buen resguardo los desechos contaminados con COVID. Porque de nada sirve la sana distancia si luego, a donde quiera que uno vaya se encuentra con basura de enfermos.

¿Quién dijo yo…? Quien quiera que se aviente, tiene que hacerlo ya, ahorita, porque esa basura crece por segundos.

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here