¿Pasa el futuro por un streaming con anuncios? Los consumidores quieren ver todas las series pero no pagar todos los servicios


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

En pleno confinamiento durante la pandemia del coronavirus, una espectadora me confesaba que, aunque pagaba varios servicios de VoD y estaba rodeada de contenidos disponibles, había acabado viendo una serie pirateada. Lo hacía, me explicaba, porque no estaba disponible en ninguna plataforma de pago.

Incluso había estado dispuesta a añadir una más en caso de que la tuviesen durante un mes porque era algo que quería ver para sentirse mejor durante esas semanas, aunque, al mismo tiempo, reconocía que a veces estaba un poco abrumada por todo lo que había que ver, todas las series de moda y todo lo que acababa pagando por todos esos servicios. Porque, por muy bajas que las cuotas sean, sumando unas y otras acaban siendo un gasto recurrente y considerable.

Todos los puntos que vivió esa consumidora son, de hecho, ejemplos perfectos de grandes tendencias que pasaron durante los últimos meses. El confinamiento aumentó la piratería de contenidos (aunque también el uso de plataformas VoD) hasta niveles no vistos desde hacía bastante tiempo. Y los consumidores mostraron en el arranque de este año, y no necesariamente con el confinamiento (ya venía de antes), una fatiga streaming.

No paran de aparecer nuevos servicios y de pedir que se pague por ellos, pero los consumidores han llegado a un límite. Ya sienten que pagan demasiadas suscripciones, algo que se puede convertir en un problema para los medios online que están ahora imponiendo paywalls pero también para los nuevos players que entran en el mercado VoD. Si no eres Disney y no tienes su poder de marca detrás, es poco probable que logres arrancar con sus datos millonarios de registros.

Queremos verlo, pero no pagarlo (más)

Pero además el boom de diferentes contenidos y los ciclos que los encumbran están generando un clima favorable a la aparición de nuevos formatos de acceso a los contenidos. Los consumidores quieren ver ese contenido y no quieren quedarse atrás. No quieren ser el único que no ha visto la serie de moda, ya sea Tiger King o The Mandalorian, aunque no puedan añadir una suscripción más a sus cuentas. Y eso deja la puerta abierta a nuevos modelos que vivan de los anuncios, como concluye el último estudio sobre VoD de Rakuten Advertising.

De media, en Europa, los consumidores están pagando por dos plataformas de VoD. Y, en realidad, no son tantas, o al menos eso es lo que ellos siente: los espectadores siguen creyendo que se están perdiendo cosas. Un 64% de los europeos reconoce que se pierden contenidos, especialmente deportes (32%), documentales (26%) y comedia (25%).

A pesar de esa sensación de perderse cosas, los consumidores no se dan de alta en nuevos servicios por el precio. Según el estudio de Rakuten, el precio es la principal barrera. Un 26% ha cancelado servicios porque el precio era demasiado elevado y un 35% porque querían pagar otra cosa (y una tenía que dejar paso a la siguiente en la lista de pagos).

Un futuro de streaming con anuncios

Durante la crisis del coronavirus, el consumo de contenido bajo demanda creció notablemente en Europa, pero también lo hizo el del contenido pirata (concluye el estudio también, como se había percibido anteriormente).

Los encuestados no creen que esto se vaya a asentar y piensan que el streaming pirata no tendría recorrido si hubiese más opciones para acceder a contenidos y si estos fuesen más accesibles en términos económicos. En ese caso, solo el 27% de los consumidores cree que se seguiría consumiendo contenidos piratas.

Y, en esa carrera por ofrecer contenidos monetizables a precios bajos, la publicidad es la clave. Si hay anuncios en el servicio, el precio de suscripción puede ser mucho más bajo o directamente puede convertirse en freemium. Y, curiosamente, uno de los escenarios en los que los consumidores son receptivos a este tipo de servicios es, como apunta el estudio, en los contenidos de deportes. Un 26% de los espectadores estaría interesado en poder acceder a streaming de deportes con anuncios de por medio.

Los consumidores están por tanto abiertos a ver anuncios, los anuncios que los anunciantes no encajan en la tele en cierto modo. Si se logra crear una buena experiencia, podría ser una de las vías para conectar con los espectadores del mañana.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here