McDonald’s enfrenta demanda por no dejar a sus empleados ir al baño


Entregar a los empleados garantías laborales adecuadas que los mantengan satisfechos es fundamental para garantizar una atención al cliente de calidad. Empresas como McDonald’s lo saben; sin embargo, ahora la marca enfrenta un problema por un descuido en este tema.

Y es que a través de un franquiciado, ahora la marca se ha puesto en el ojo del huracán por negar a sus empleados algo tan básico como tomar un descanso para ir al baño.

Tal y como informó el periódico The Australian, McDonald’s podría enfrentar una demanda valuada en “cientos de millones de dólares”, luego de que se diera a conocer que  un franquiciado australiano le negaba a su personal tomar pequeños descansos para ir al baño o beber agua.

A decir del reporte, fue presentada una demanda por estas prohibiciones y este lunes, la justicia del mencionado mercado, falló a favor de Chiara Staines, exempleada de esa empresa y quien presentó la denuncia.

Staines acusó a Tantex Holdings Ltd de negarle consuetudinariamente un descanso pagado de 10 minutos durante el tiempo que trabajó en un establecimiento de la firma ubicado en Brisbane (Queensland), al noreste del país. Esto sucedió entre 2017 y 2019.

La empleada afirmó que durante los dos años que laboró para este restaurante de McDonald’s sólo consiguió que este descanso se le concediera en tres ocasiones.

De acuerdo con las normas y reglamento laboral de McDonald’s Australia, los empleados que trabajan más de cuatro horas tienen derecho a un descanso de 10 minutos, mientras que aquellos que cuentan con una jornada laboral de más de nueve horas pues disfrutar de dos descansos de 10 minutos que se complementan con uno más para comer.

Tantex Holdings Ltd opera seis restaurantes de McDonald’s en Queensland y luego del fallo, se irá obligado a pagar a la demandante una compensación de mil dólares.

No obstante, Chiara Staines no es la única afectada ni la única que se verá compensada por esta situación.

El Sindicato australiano de Trabajadores Minoristas y de Comida Rápida (RAFFWU, por sus siglas en inglés) ya trabaja para compensar a otros “cientos y cientos de miles” de empleados que padecieron una situación similar, afirmó Josh Cullinan.

“Creo que a estos trabajadores se les deben cientos de millones de dólares, eso está fuera de toda duda”, afirmó Cullinan, quien aseguró que Staines recibió otros 800 dólares de McDonald’s por las pérdidas salariales.

Si bien este problema se produjo por las decisiones de un franquiciado de McDonald’s, la realidad es que la relación de la marca pone en duda las garantías que los empleados tienen en esta cadena de fast food.

El tema no se limita al interior de la estructura; la imagen que la firma proyecta entre sus consumidores tiene una voz que, sin estar contenta cuando menos tomando este caso, puede afectar de manera importante la reputación de la firma.

Ante la feroz competencia por la relevancia, para muchos especialistas, redoblar esfuerzos para mejorar la construcción de branding y engagment al interior de cada organización, con el fin de convertir a los empleados en embajadores de valor que además de conocer a profundidad el funcionamiento, valores y filosofía que respaldan a cada firma, es un camino que debe capitalizarse.

En este sentido, un estudio elaborado por The Hinge Research Institute, reveló que el 79 por ciento de las empresas que destina esfuerzos para convertir a sus empleados en los principales constructores y embajadores aseguran que la visibilidad de sus marcas aumenta de manera considerable, situación que se repite en el 65 por ciento de los casos cuando se toman en cuenta el incremento del tráfico web, el recuerdo de marca y el engagement hacia la misma.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here