Los 7 mandamientos de la publicidad de David Ogilvy: ¿qué podemos aprender de ellos?


David Ogilvy es uno de los nombres esenciales cuando hablamos de publicidad. Se le considera el Padre de la Publicidad Moderna (igual que a Philip Kotler se le conoce como el padre del Marketing Moderno). Tras una  dura experiencia trabajando como ayudante de cocina del Hotel Majestic en París, volvió a Escocia para trabajar como vendedor ambulante de hornos.

Su facilidad para hacerlo bien le llevó a escribir un manual de ventas y después de ello fue contratado en la agencia Mather & Crowther. Así es como se dio su entrada al mundo de la publicidad, donde se volvió una leyenda. Su experiencia le llevo a construir los famosos 7 mandamientos de la publicidad de David Ogilvy, mismos que repasamos para recordar la grandeza de un hombre del cual se puede aprender mucho.

1.“ Tu rol es vender, no dejes que nada te distraiga del único propósito de la publicidad.”

Un anuncio publicitario puede ser una gran obra de arte gráfica, pero si al final no cumple su objetivo de vender, entonces su propósito esencial no se habrá cumplido por ninguna parte. Debes tomar en cuenta ese balance: hacer algo sumamente poderoso y atractivo, pero con la cualidad de que venda y se convierta en algo rentable para quien está invirtiendo en esa publicidad.

2.“Define claramente tu posicionamiento: ¿Qué y para quién?”.

Es esencial que un experto en marketing y publicidad sepa para quién está haciendo determinado anuncio. Con base en ello, será mucho más sencillo posicionar determinado producto y sus características hacia un segmento en especial. Todo producto al final debe ser concebido para un buyer persona. Así todas las cualidades del servicio o producto podrán ser resaltadas pensando en la mejor manera de llegar a una audiencia en particular.

3.”Haz tu tarea. Estudia detalladamente a tu consumidor.”

Antes, durante y después de la creación de un producto y su correspondiente publicidad, es tarea imperiosa del experto en marketing y publicidad analizar el comportamiento de su audiencia. hoy, la mercadotecnia se construye con base en los deseos de la audiencia: qué hace, que consume, qué necesidades requiere tener resueltas. En estos tiempos el consumidor es quien va dictando las pautas para la creación de una marca. 

También te puede interesar:

La estrategia que toda las PyMES debe seguir contra el COVID-19

Gustavo Cerati, emocionado y dichoso: su hija presenta video inédito del cantante en Instagram

4.“Piensa en el consumidor como tu mujer, ella quiere toda la información que puedas darle”.

El consumidor es un ente que va cambiando conforme a los caprichos del mundo, pero también los suyos en particular. La publicidad debe ser clara en su mensaje, pero a la vez dejar cabos sueltos para que el consumidor sienta el deseo de indagar más en el producto que se anuncia. David Ogilvy decía: “El consumidor no es un idiota, es tu mujer. Estás insultando su inteligencia si crees que con un lindo logotipo y un par de adjetivos insulsos, la vas a convencer de que compre. Ella quiere toda la información que puedas darle”.

5.“Háblales con el lenguaje que usan cotidianamente”.

Recuerda que la mejor publicidad es aquella que usa recursos simples para transmitir un mensaje. Y dentro de ello se cuenta el lenguaje. El publicista debe conocer lo suficiente a su consumidor para aterrizar el lenguaje de manera que sea entendido para su audiencia meta. Así será más fácil crear un gancho entre la marca y su cliente. El lenguaje crea en el público una sensación de que una marca les habla en sus propios términos y que se preocupa por él. 

6. “Escribe excelentes titulares y habrás invertido correctamente el 80% de tu dinero”.

Debes ser lo suficientemente práctico (y creativo) para que en pocas líneas captes la esencia del producto. Ahí radica la esencia de un buen copy. David Ogilvy lo sabía y fue un especialista en transmitir el alma de un producto en síntesis que rozaban la perfección. Y no porque fueran construcciones literarias complejas sino precisamente por su sencillez. 

7.“Destaca al producto convirtiéndolo en el héroe”.

Hoy podríamos debatir un poco este punto, ya que el marketing actual ha virado hacia un posición muy clara: el consumidor es el héroe. Sin embargo, podemos seguir siendo fieles a la postura de David Ogilvy, pues mientras más atractivo sea el producto para el consumidor, mayores posibilidades habrá de que lo adquiera.

También te puede interesar:

Tipos de posts que debes tener en tu blog para atraer más visitas

¿Cuánto cobra Hugo Sánchez en Vibox, la red social en donde pagas por recibir saludos de tus ídolos?



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here