Las interacciones virtuales pueden ser una amenaza para el cerebro


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Durante este tiempo de ansiedad y aislamiento, la videoconferencia ha permitido que la vida se adapte y continúe. La escuela se ha vuelto digital, los empleados se registran de forma remota con sus equipos y las fiestas de baile virtuales están de moda.

Este fenómeno ha pasado a conocerse como fatiga del teletrabajo. Este tipo de estrés para el cerebro se aplica también a todo tipo de videollamadas como GoToMeeting, UberConference, Skype, Zoom, Hangouts, Teams, Meets, Skype, FaceTime o cualquier otra interfaz de videollamadas. El auge sin precedentes de su uso ante la pandemia, ha puesto en marcha un experimento social extraoficial y ha demostrado algo que siempre ha sido cierto a escala poblacional: las interacciones virtuales pueden ser duras y difíciles para el cerebro.

Entonces, ¿por qué estamos cansados?

Debido a que millones de personas permanecen en sus casas en estos momentos, los negocios y el placer, se han trasladado, al ámbito virtual. Eso significa que casi todas las interacciones que la mayoría de las personas están teniendo están ocurriendo en línea, y ya sea por su facilidad de uso o su ubicuidad resultante, ocurre principalmente en Zoom.

“Me siento más agotado al final del día en comparación con nuestros días en la oficina”, dijo la presidenta de la agencia de publicidad Erin Riley a DigiDay. “Todo comienza a desdibujarse”, agregó Riley, describiendo su novena reunión, o al menos eso cree, de Zoom del día.

“Hay muchas investigaciones que demuestran que en realidad tenemos muchas dificultades con esto”, afirmó Andrew Franklin, profesor adjunto de ciberpsicología en la Universidad Estatal de Norfolk, en Virginia. Franklin cree que la gente podría sorprenderse por lo difíciles que le resultan las videollamadas. “Cuando estamos en todas estas videollamadas todo el día, estamos encadenados a una pantalla”, dijo Suzanne Degges-White, consejera licenciada y presidenta de orientación y educación de consejeros de la Northern Illinois University, a USA Today. “Es psicológicamente desagradable. Tengo que aparecer de nuevo, pero la cuestión es que en realidad no estamos apareciendo en ningún lado”, dijo.

Muchos factores contribuyen a por qué las videoconferencias se han vuelto tan abrumadoras y agotadoras, pero hay cosas que podemos hacer para aliviar el estrés.

Factores tecnológicos

La mala calidad de sonido es uno de los mayores errores en el trabajo virtual, ya sea con video o sin él, informó Psychology Today. “Si se necesita esfuerzo para escuchar a la gente hablar, comienza un gran esfuerzo para el cerebro para procesar la información”, señaló el artículo. “Invierta en tecnología de sonido para que los cerebros, donde sea que estén, puedan [enfocarse] en las ideas de los demás, no en el pensamiento intrusivo.

“El silencio crea un ritmo natural en una conversación de la vida real. Sin embargo, cuando sucede en una videollamada, uno se pone ansioso por la tecnología”, dijo a la BBC el experto en gestión italiano Gianpiero Petriglieri. Estos silencios involuntarios nos hacen sentir subconscientemente incómodos. El formato puro de las videollamadas también crea una experiencia de comunicación impersonal. Degges-White lo describió como la creación de una estructura para la conversación como el correo electrónico donde una persona habla y todos esperan responder, informó USA Today.

“Normalmente esa no es la forma en que hacemos las interacciones sociales”, dijo. “No es tan fácil dar y recibir”. Se pierden las conversaciones paralelas y los participantes más reservados, nunca pueden hablar, informó USA Today. Los oradores también se pierden las señales verbales y las afirmaciones de los oyentes que a menudo están silenciados.

Factores Mentales

Hasta el 85 por ciento de la comunicación se compone de lenguaje corporal, informó Psychology Today, que da contexto y profundidad a la comunicación verbal que se comparte. Gran parte de eso se pierde o se distorsiona en la comunicación por video, informó USA Today.

Las videoconferencias también requieren más atención que las conversaciones cara a cara, dijo Petriglieri a la BBC, porque tenemos que trabajar más para procesar las señales no verbales que captamos, como las expresiones faciales, el tono y el tono de la voz y el lenguaje corporal. Prestar más atención a estos consume mucha energía. “No puedes relajarte en la conversación naturalmente”, dijo a la BBC.

El enfoque mental también es un problema, ya sea demasiado o muy poco en las videollamadas. “Hay una calidad diferente en nuestra atención cuando estamos en línea”, escribió el experto en mindfulness Steven Hickman en Mindful. “Es esta presión estar realmente y responder”, dijo Vaile Wright, directora de investigación clínica y calidad de la Asociación Americana de Psicología, informó USA Today.

Marissa Shuffler, profesora de bienestar laboral en la Universidad de Clemson, señaló que nuestra “conciencia de ser observados” cuando estamos físicamente frente a la cámara agrega estrés. Ella dijo: “Cuando estás en una videoconferencia, sabes que todos te miran; estás en el escenario, por lo que surge la presión social y la sensación de que necesitas actuar. Ser performativo es estresante y más estresante”. informó BBC.

“En una videollamada, es necesario estar sonriendo todo el tiempo. Es solo la sensación de que nuestras palabras no pueden sostenerse por sí mismas. Y como mujer, no necesito que me vean enojada. Así que estoy sonriendo. Y estoy cansada “, dijo a DigiDay Kat Vellos, diseñadora de UX.

Otro cansado participante de las video conferencia llamó a esta fachada forzada “Usar esa máscara de ‘niña feliz'”, informó Psychology Today. “En el mundo laboral real, podemos encontrar momentos en los que podemos dejar caer nuestra máscara, pero durante las reuniones de trabajo interminables, sentimos que tenemos que mantener esa máscara mientras nuestra imagen de video esté en la pantalla”, dijo el participante.

También hay preocupaciones de fondo sobre no encender la pantalla de video. Dejar una foto de perfil o avatar con la cámara apagada puede hacer que se vea como “ausente”, incluso si el micrófono está encendido y usted está contribuyendo activamente a la conversación, señaló Psychology Today.

Riley le dijo a DigiDay, si alguien no tiene su video encendido, o si algo más está sucediendo, hay una extraña sensación de ¿Qué estás ocultando?. En el extremo opuesto del espectro, muchos están totalmente distraídos con las videollamadas grupales. “Francamente, la gente trata de realizar varias tareas a la vez”, dijo la autora Celeste Headlee a Salon, “así que mientras tienes Zoom abierto, también tienes Twitter abierto, y otras 90 pestañas y tu correo electrónico, y tu teléfono celular está sentado allí. De una cosa a otra, a otra, a otra, a otra. Y te está estresando “.

La Sociedad Convivial señaló: “Es especialmente agotador dejar caer continuamente el hilo de la conversación y retomarlo. Algo tan aparentemente inocente como una notificación que parpadea en la pantalla, incluso si no lo atendemos por más de una fracción de segundo, puede desviarnos del hilo del pensamiento, y el trabajo momentáneo de tratar de recuperarlo tiene un costo mental “. Wired informó que, a pesar de la tentación, no puede realizar múltiples tareas sin que sea “evidentemente obvio”. Esto significa que las videollamadas también requieren más tiempo, lo que aumenta el estrés de los horarios ya ocupados.

Factores sociales

Shuffler le dijo a la BBC que a menudo nos sentimos obligados a estas videollamadas. Ella preguntó si nos unimos a la cocina interminable, fiestas de cumpleaños, reuniones y horas felices virtuales porque queremos o porque sentimos que deberíamos hacerlo. Las obligaciones, señaló, significan más tiempo en el que estamos “encendidos” en lugar de relajarnos realmente y siendo nosotros mismos.

Las llamadas de grupos grandes pueden sentirse particularmente performativas, advirtió Petriglieri a la BBC. “A la gente le gusta mirar televisión porque puedes dejar que tu mente divague, pero una gran videollamada es como si estuvieras viendo televisión y la televisión te está mirando a ti'”, señaló. La marca de una videollamada como divertida o social tampoco borra años de condicionamiento, explicó Petriglieri. “No importa si lo llaman una hora feliz virtual, es una reunión, porque en su mayoría estamos acostumbrados a usar estas herramientas para el trabajo”, dijo a la BBC.

Factores físicos

“Sin delinear el trabajo y el hogar, la mayoría de las personas que conozco están de guardia todo el día”, dijo a OneZero Reema Mitra, estratega de marca de Nueva York. Esto ha provocado que muchos sientan la necesidad de estar más disponibles y accesibles para el trabajo que si hubieran establecido horas en un lugar de trabajo separado, según descubrió recientemente un estudio japonés, informó Psychology Today.

Los límites borrosos afectan nuestra propia salud y bienestar personal, lo que aumenta la ansiedad general y potencialmente “obsesiona” las responsabilidades laborales, informó Psychology Today. Psychology Today señaló que sin desplazamientos, rupturas de agua y conversaciones con compañeros de trabajo, muchos están encontrando sus cuerpos golpeados por las constantes videollamadas. Estamos pasando más tiempo sentados y frente a nuestras pantallas que antes, lo que tiene un costo físico además del estrés mental.

Soluciones

  • Limite las videollamadas a las que sean realmente necesarias. Haga que el encendido de video sea opcional.
  • Usa tu teléfono cuando sea necesario, permitiéndote moverte, garabatear o sentarte al sol.
  • Encienda su cámara cuando se una a una reunión para que otros puedan verlo y “saber” que está allí, pero apáguelo después de eso. Enciéndalo para hablar, pero apáguelo cuando esté escuchando.
  • Tómese un tiempo después de las reuniones para conversar con otras personas antes de ponerse a trabajar. Dedique algo de tiempo a conocer el bienestar de las personas. Es una forma de reconectarnos con el mundo, y mantener la confianza y reducir la fatiga y la preocupación.
  • No haga multitareas. Trátelo como una conversación real y desvíe sus ojos si es necesario. Levántese y tome agua o mira hacia otro lado de su pantalla.
  • Tomar descansos entre llamadas para permitir que nuestros cerebros cambien de marcha, y crear un espacio físico separado donde tome videollamadas de trabajo y videollamadas personales.
  • Respete que los días laborales (comienzo y fin), lo que significa que apague la pantalla de su computadora (antes de volver a abrirla si va a comenzar a navegar, hacer zoom, jugar, etc.) y ponerse ropa informal.

Encontrar el equilibrio

El aluvión de la vida vivida a través del teletrabajo, se ha convertido, para muchos, en una “experiencia agotadora física, cognitiva y emocional” a medida que nuestras mentes intentan dar sentido a esta nueva realidad, informó The Convivial Society. La solución no es evitar las videoconferencias por completo, sino reconocer sus beneficios y limitaciones a medida que nos esforzamos conscientemente por crear relaciones más saludables con nuestras pantallas y conectarnos con las personas detrás de ellas.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here