La respuesta de McDonald’s a un video viral sobre sus hamburguesas deja una lección de inteligencia emocional


No es nada nuevo referir que una de las tendencias mas fuertes este año es que el consumidor busca productos más saludables y sostenibles, algo que en el sector fast food ha impactado de manera importante por lo que marcas como McDonald’s, Burger King, Starbucks y Subway han buscado responder a las necesidades de sus clientes.

Sin embargo, esto no las deja exentas de situaciones que sean generadas por las propias personas que compran en sus establecimientos, más cuando se busca proyectar un mensaje completamente opuesto.

La respuesta a un video viral

Hace unos días compró relevancia un video publicado en TikTok en el que una usuaria muestra que conservó un combo de hamburguesa y papas de McDonald’s que, tras ser guardado aparentemente desde 1996 en una caja de zapatos dentro de un armario, revelando que sorpresivamente los alimentos parecieran estar intactos.

“¿Qué sucede cuando dejas una hamburguesa de McDonald’s en una bolsa por más de 20 años”, escribe la tiktoker sobre el video, destacándose que no se observan signos de descomposición.

En respuesta la compañía estadounidense publicó una declaración en la que explica la posible razón por la cual la hamburguesa mostrada en el video viral de TikTok no se ha descompuesto.

“En el entorno adecuado, nuestras hamburguesas, como la mayoría de los demás alimentos, podrían descomponerse. (…) Pero, para descomponerse, necesita ciertas condiciones, específicamente humedad. Sin suficiente humedad, ya sea en los alimentos o en el medio ambiente, es posible que las bacterias y el moho no crezcan y, por lo tanto, la descomposición es poco probable. Por lo tanto, si la comida está lo suficientemente seca, es poco probable que desarrolle moho o bacterias o se descomponga”, detalla la compañía.

Aunado a ello, la respuesta titulada “Response to myth that McDonald’s burgers do not decompose” (o Respuesta al mito de que las hamburguesas de McDonald’s no se descomponen), McDonald’s enfatiza que sus hamburguesas están hechas con carne 100 por ciento de res, inspeccionadas por el USDA (United States Department of Agriculture).

¿Una oportunidad fallida?

Porque, de acuerdo con Justin Bariso, en un texto para Inc., la marca perdió una gran oportunidad y, en cambio, mostró un claro ejemplo sobre cómo no comunicarse.

El autor se refiere a la narrativa del mensaje publicado por McDonald’s, haciendo énfasis a una palabra que hace contundente a la intención: podría.

Al respecto, el análisis señala que, si bien la compañía no destaca por preparar alimentos nutritivos, la realidad es que ha hecho un buen trabajo en los últimos años para cambiar esto, sobre todo considerando que el video de TikTok no es el único que exige en plataformas sociales como YouTube y otras.

Considerando esto, Bariso se detiene en: “En el entorno adecuado, nuestras hamburguesas, como la mayoría de los demás alimentos, podrían descomponerse”. Por tanto, cuestiona: “McDonald’s nos está diciendo que en el entorno adecuado, (…) uno en el que básicamente cualquier otro alimento normal en la tierra se descompondría, (…) todavía no está segura de si su alimento lo haría”.

Otro cuestionamiento es el relacionado con la presencia de humedad para que los alimentos se descompongan y al hecho de que la marca compara sus hamburguesas con los alimentos caseros, a lo que subraya: ¿cuándo fue la última vez que dejaste comida afuera por más de un par de días y no se veía ni olía como algo que no podías esperar para salir de tu cocina?

¿Por qué es lección de inteligencia emocional?

En ese sentido, el especialista apunta que el mensaje de McDonald’s deja una lección importante en inteligencia emocional que todos los negocios o quien se desempeñe en labores de comunicaciones comerciales, se pueden aprender.

Por un lado, recomienda a las marcas en situaciones similares, atender la situación mostrando evidencia que proporcione al consumidor la información necesaria que respalde su mensaje; en este ejemplo propone un video o fotografías que muestren el “proceso de preparación de hamburguesas, mostrando hamburguesas frescas y húmedas que salen de la parrilla”.

Esto sólo se logra construyendo una narrativa concisa y congruente, es decir, el argumento técnico o científico es sumamente importante, pero este sólo es eficaz si se cuenta de una manera elocuente y sencilla. En este punto recordamos el caso de Burger King y su spot de la hamburguesa con moho; le valió muchas críticas y burlas por la competencia y otras marcas, pero ganó puntos ante la perspectiva del consumidor.

El video que originó la respuesta de la marca:

@aly.sherbMake this go viral, y’all ##grandparentsoftiktok ##mcdonalds ##fyp ##decadechallenge ##foryou ##happymeal♬ original sound – aly.sherb



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here