La Publicidad Exterior tiene vacíos al 70%, de sus disponibilidades » El Publicista

Deseando conocer de primera mano la verdadera desocupación que ahora están sufriendo los industriales del exterior en la CDMX y de manera específica en la categoría de espectaculares, este reportero hizo una serie de recorridos por varias de las principales arterias de la ciudad, censando a aquellas estructuras disponibles y a las ocupadas.

Así se contabilizó un total de 200 estructuras, encontrándose a un total de 120 disponibles, (60%), otras 20 (10%) con artes caducos y/o de servicio público, (“quédate en casa”) y tan solo un 30% (60 anuncios) ocupado.

Desde que la contingencia sanitaria empezó, esta columna no dejó de insistir en la inconveniencia de cancelar todo tipo de publicidad en la vía pública con el argumento de “nadie me ve porque no hay gente en la calle”. Al final, de acuerdo a estadísticas confiables solo el 50% de la población se quedó en casa y el resto, arrastrado por la necesidad, salió a ganarse el pan de cada día.

Los pocos anunciantes que negociaron su estadía en la publicidad exterior, a parte de una excelente recordación motivada por la escasa competencia, tienen ahora ubicaciones magníficas a precios por demás económicos… ¡ah, porque esa es otra! Enseñando el cobre por enésima vez y demostrando que ellos no tienen amigos, sino intereses, las agencias de medios se disponen a sacar la mayor raja posible del apuro de los medios, a quienes, las agencias agiotistas ya están planteando la pregunta más cínica del año: “ok, te contrato… pero qué otro descuento me das: porque ahora tienes que hacerme una rebaja más, darme el 20% de comisión más otro tanto de…» ¡no tienen madre al lucrar con el dolor ajeno!

Desde luego que los medios exteriores también tienen parte de la culpa ya que, en lugar de aprovechar esos espacios vacíos disponibles para instrumentar entre todos una buena y memorable campaña, se han limitado a poner solo letreros de “disponible” y algunos ni eso.

Es más, en la esquina de Viaducto e Insurgentes, con vista al oriente, hay un espectacular al que le pusieron “disponible” como a un letrero de brocha gorda, rotulado con las patas y como si lo hubiera hecho una criatura que apenas está aprendiendo a escribir… ¿y así quieren que les compren?

Nada más de ver esas fachas saca uno en conclusión la clase de maleante que es el dueño de ese espacio.

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here