Home office: tips realmente útiles para no fatigarte mientras trabajas desde casa


Hacer home office puede representar grandes ventajas (cero desplazamientos, oportunidad de descansar más tiempo), pero también padecer momentos de extrema fatiga, en especial si el ritmo de trabajo ha aumentado y a veces no te das abasto entre tantos pendientes al no saber la manera de gestionar los tiempos y tu energía.

En caso de que el cansancio se haya vuelto una constate en tu vida desde que estás haciendo home office, hay ciertas prácticas que puedes aplicar para vencerlo y recuperar la vitalidad. Rendir en casa es vital para que tu empresa pueda caminar pese a la distancia. 

No dependas en exceso del café. El café es el motor del que muchos dependen para sentirse listos para empezar el día, y a pesar de que es delicioso, tampoco es sano depender de él a diario. Intenta cada dos semanas ir disminuyendo la cantidad que consumes para que poco a poco dependas menos de él. Consúmelo como algo para disfrutar y no tanto para despertar.

Levántate cada 30 minutos de tu asiento. Quizás la urgencia de terminar tus labores te lleve a no levantarte de tu asiento durante un par de horas o más. Pero toma en cuenta que esto no le hace bien ni a tu mente ni a tu cuerpo. Procura caminar un poco, hacer algunos estiramientos y despejar tu mente. Eso hará que tu cuerpo siga conservando su vitalidad y que tu mente también se despeje unos segundos para retomar las actividades.

¡Cuidado con el azúcar! A menudo pensamos que el dulce o el refresco nos ayudarán a despertar en los momentos en que nos sentimos cansados. Lo malo que hay detrás de ello es que debido a que estamos ingiriendo azúcar sin hacer ejercicio esto promueve el aumento de peso. Y todos sabemos que el sobrepeso no contribuye a sentirte con la mejor energía. Cuando te sientas cansado, levántate, camina, incluso sal a caminar unos minutos a tu patio o a la calle para despejar y activar tu mente de nuevo.

No te olvides de la importancia de la respiración. A menudo damos como un hecho la dinámica de la respiración, pero hay una diferencia entre el simple acto de espirar y el de convertirlo en un arma de energía. Intenta hacer la siguiente rutina cuando comiences a sentirte cansado: 6 respiraciones pausadas donde te concentres solamente en las 6 inhalaciones y 6 exhalaciones. Esta sensación de tomar aire de forma consciente te llevará a sentirte listo par seguir adelante con ríos renovados en tus actividades de home office.

Aplica los microdescansos. Si llega un momento en el que te es casi imposible mantener los ojos abiertos mientras haces home office, toma siestas de cinco a siete minutos, solo en caso de que no tengas algo urgente por entregar. Estos ciclos de sueño suelen ser reparadores y ayudan a que esa sensación de fatiga se evapore. Solo cuida que no se vuelva un hábito que interrumpa tus actividades laborales.

Te puede interesar:

¿Haciendo home office? Deberías seguir estos consejos para que tu trabajo sea más sano

Tendencias que tu compañía debe de seguir si quiere usar home office en la nueva normalidad



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here