Google no dará ningún tiempo de gracia a las cookies


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Hasta la debacle causada por coronavirus y sus efectos en el mercado publicitario, una de las grandes noticias del año, uno de esos elementos que cambiaban la situación, era el golpe de gracia de Google contra las cookies. Su navegador Chrome, el más popular en términos de uso en todo el mundo, anunció que iba a empezar a bloquearlas, sumándose a una tendencia emergente en la red y dando el empujón definitivo en la muerte de las cookies.

El movimiento estaba muy vinculado con la creciente necesidad de privacidad por parte de los consumidores y a la mala percepción que las cookies tenían. Además, las cookies no estaban en su mejor posición por más factores. Por un lado, la emergencia del mercado móvil estaba haciendo que su situación se complicase, ya que en ese entorno no funcionan correctamente. Por otro, las normativas en privacidad que se han ido aprobando en diferentes países y regiones han puesto las cosas más difíciles para que fuesen efectivas.

Google no ha apagado a las cookies y sus efectos de forma inmediata, pero sí ha anunciado sus intenciones y dado un margen de dos años. En dos años, Chrome las bloqueará por defecto, tras haber ido avanzando de forma progresiva.

En los últimos días, sin embargo, había aparecido un clima de presión para ampliar ese plazo. La industria quería más tiempo, porque la situación en la que se encontraban – como la de todo el mundo – hacía que gestionar todo el proceso que habían arrancado para prepararse para el apagón fuese complicado. El World Wide Web Consortium (W3C) planeaba pedir en abril a Google más tiempo, con una ampliación de plazo de entre seis y doce meses.

Como apuntaban hace unos días en AdExchanger, el medio que adelantaba los planes, la industria ya sentía antes del estallido de la pandemia que los dos años que tenían para cambiar las cosas eran ya un plazo muy ajustado. Con el añadido de la crisis y la reducción de la movilidad de los trabajadores, las cosas se volvían mucho más complejas. La industria iba a debatir estos días, por tanto, esta cuestión.

Google no da una prórroga a las cookies

Pero Google ya ha dejado claro que no va a dar ninguna prórroga. Uno de los product managers de Google lo ha señalado en un mail al W3C (él mismo es parte del grupo), como ha podido saber AdExchanger. Según señala, “la discusión sobre ajustes en el timeline es prematura”. No es una respuesta exactamente oficial desde parte de Google pero, como señalan en el medio estadounidense, la industria la está viendo de ese modo.

El product manager señala, eso sí, que esa es la posición “en este punto”. A medida que la situación evolucione, reconoce, estarán abiertos a “revisitar el tema”.

El proceso de buscar consenso en las alternativas no va a ser, al fin y al cabo, fácil y no parece algo que la industria pueda hacer sin negociaciones y reuniones de por medio, algo que el coronavirus ha hecho que sea mucho más complicado y mucho más difícil.

Por ahora, sin embargo y dada la posición que parecen estar ocupando los players implicados, la industria debería dar por hecho que el contador sigue corriendo. Y, no hay que olvidar, otros navegadores ya han eliminado por completo a las cookies. El coronavirus ha complicado las cosas, cierto, pero el problema no es exactamente nuevo.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here