En gustos se rompen géneros: a mí la mejor campaña contra el coronavirus me parece la del IMSS » El Publicista

Ya lo dijimos mil veces pero vamos a tener que repetirlo: la epidemia del #Coronavirus nos agarró a los publicistas como al Tigre de Santa Julia, (nótese que escribimos su nombre en negritas como muestra de respeto), y nos tardamos y tardamos en responder a la emergencia. Qué más prueba que la campaña que AVE nos dio como regalo del día de las madres y que no pudo ser más tardía que un embarazo de 11 meses. Así, ante nuestro desconcierto, las dependencias de gobierno se lanzaron, con alegre irresponsabilidad, a hacer cada quien lo suyo: lo mismo, pero de diferente manera, con lo que los costos se fueron a los cuernos de la luna. Total: había presupuesto.

Así las cosas, con el severo juicio producto de la cuarentena y después de haber visto y oído ene mil mensajes intrascendentes al respecto, podemos afirmar, en nuestra calidad de expertos, que solo hay uno que se salva, solo uno. Nos referimos a la ya muy memorable campaña radiofónica de «frotar, enjabonar…», con un jingle de 30 segundos, patrocinados por el Instituto del Seguro Social.

Lo cual llama aun más mí atención porque se trata de Zoé Robledo, uno de los funcionarios más vilipendiados y con fama de inútil del actual gobierno. ¿Quién hizo entonces esa obra maestra? Porque el jingle en cuestión es perfecto: a diferencia de los otros bodrios mencionados, «frotar, enjabonar…» se concentra en un solo aspecto, el beneficio de lavarse las manos. Y lo comunica de manera clara y recordable. Con métricas y prosodia. Con una tonalidad sencilla, pero muy bien ejecutada por un grupo musical en donde cada quien conoce su papel: como deben hacerse los jingles. Que, por cierto, son cada vez más escasos en el panorama publicitario mexicano.

«Frotar, enjabonar…», destaca aún más cuando se le compara con los otros jingles, hechos por el mismo gobierno o por la IP, con una gran atonía en su mayoría, (nótese que hasta en verso me salió). Con lo cual, como desde hace más de cien años, viene a comprobarse que la radio es el medio más memorable y de mayor cobertura en México, (prácticamente todos los mexicanos oímos la radio a diario). Sin desperdicios y sin tanto gasto.

Con razón dicen que más sabe el diablo por viejo.

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here