El negocio del estrés



El modelo de negocio está en proceso de prueba y error, dice Turner. Era difícil conocer cuáles serían los costos iniciales sin tener claro todo lo que era necesario para tener una experiencia adecuada. Así empezó la búsqueda de proveedores de material de desecho, como botellas, computadoras, televisores viejos, y luego, dónde desechar todo una vez roto, pues el servicio de recolección no admite vidrio roto, ejemplifica la emprendedora.

Después vino encontrar el local adecuado, entender que también era necesario personal de seguridad, y probar con distintos equipos de protección hasta encontrar el adecuado.

Lee: 5 consejos para evitar el síndrome de ‘burn-out’ en tus trabajadores

Para Alfaro, el éxito de este tipo de negocios consiste en tener una estrategia de mercadotecnia clara y transparente, tratarlo como un tema de entretenimiento más que terapéutico, y dejar muy claro para quién sí y para quién no está recomendado.

Nadia Paredes, psicoterapeuta y especializada en terapia de arte, señala que es necesario entender que este tipo de ejercicios son para un momento, pero no es una fórmula definitiva para acabar con el estrés. “Es una solución temporal. Hoy me siento mejor porque tuve una catarsis intensa que liberó mucha tensión, pero si el estrés sigue, ¿de qué sirve la catarsis de un día? Es como ponerle una curita a una herida que necesita 130 puntos para cerrar de manera saludable”, sostiene.

En el modelo inicial de Break It, las experiencias se personalizan con el tipo de material para romper y tiempos, pero ya comienzan a recrearse espacios en que las personas buscan liberar estrés. “La idea es hacer escenarios completos, como una oficina, con impresoras, escritorios y romper con todo eso que te molesta. También queremos recrear experiencias que incluyan actores, por ejemplo, siempre he querido tirarle una copa de vino en la cara a alguien”, dice Turner.

Por ahora, la recreación se hace en escenarios muy sencillos, pues el enfoque que se pretende fortalecer es el de la relajación, que, para la emprendedora, sería un diferenciador indispensable. En otros países, los cuartos de ira son sólo para la etapa de liberación y no de relajación, lo que considera una parte fundamental.

La visión es tener más de un espacio con Break It, primero en la Ciudad de México, con franquicias o un espacio de mayor tamaño. “Estamos pensando en buscar una bodega para tener un espacio mucho más grande y con varias experiencias al mismo tiempo, también integrar algunas experiencias terapéuticas”, señala Turner.

¿El trabajo te estresa? Esto te va a interesar | #QueAlguienMeExplique





Source link

    Leave Your Comment Here