el boicot publicitario sigue operativo y siendo un problema importante para la red social


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Aunque ya no hace tanto ruido en las noticias como hace unas semanas, cuando arrancaban las llamadas al boicot contra Facebook y cuando los nombres de las grandes empresas se iban sumando al apagón publicitario, Facebook sigue teniendo un problema (y uno bastante serio) en términos publicitarios. El paso del tiempo no ha calmado la preocupación de los anunciantes y no ha hecho que Facebook vuelva a la normalidad publicitaria. Algunas estimaciones apuntaban a principio de mes que un tercio de los anunciantes desaparecería de la red social durante el boicot.

Para Facebook este es un problema económico y uno de reputación. En este último punto, la situación de partida no era ya especialmente positiva. Facebook ya se había enfrentado a varias crisis de reputación en los últimos años, intentando remontar y borrar el impacto.

No lo había logrado exactamente: tras el escándalo de Cambridge Analytica y todo el boom de las fake news de estos últimos años, Facebook se ha ido convirtiendo progresivamente en un elemento a criticar siempre en los análisis sobre el estado de las cosas en la red. El boicot, y la reacción que Facebook está teniendo en esta situación, están siendo un ejemplo más de las cosas que Facebook hace mal y en una muestra sobre cómo no se debería gestionar una crisis de reputación.

Las malas decisiones han llevado a que Facebook pierda al que, ahora mismo, era su mayor anunciante. Disney acaba de reducir de forma dramática, como ha podido saber The Wall Street Journal, su inversión publicitaria en la red social. No es que Disney se haya sumado oficialmente al boicot (no lo ha hecho de un modo público) pero sí ha reducido a mínimos, como han confiado fuentes cercanas al Journal, su inversión publicitaria.

Disney, la última en sumarse

Disney había sido el principal anunciante en Facebook durante el primer semestre del año (datos de Pathmatics para el diario económico sobre el mercado estadounidense). Su recorte dramático estaría marcado por la gestión de Facebook de la crisis y por cómo está gestionando los mensajes de odio y el contenido divisivo. Disney no dicho ni cuánto tiempo ni a qué nivel reducirá su inversión (al Journal no le han dado declaraciones más allá del ‘sin comentarios’), pero sí ha ido progresivamente cambiando sus planes publicitarios.

No está anunciando en la red social Disney+ (algo que hacía de forma masiva en el arranque del año: solo en EEUU se gastó 120 millones de dólares en publicidad de su servicio VoD en el primer semestre del año) pero también ha pausado la publicidad de Hulu en Instagram.

Los canales de televisión de Disney no están haciendo publicidad (aunque también es cierto que ahora mismo no hay estrenos ni nuevos capítulos por ser verano), pero las fuentes del diario económico señalan que es poco probable que lo hagan tampoco cuando vuelva la temporada televisiva.

Lo que esto dice

Y aunque Disney sea una más de las marcas que están reduciendo o eliminando la publicidad, que lo esté haciendo ahora semanas más tarde del momento cumbre de las críticas demuestra que el problema de Facebook está lejos de haberse terminado.

Las marcas y las empresas siguen sintiendo que sus contenidos no están seguros en esos entornos publicitarios y la crisis de Facebook no se ha solucionado. La red social no está logrando convencerlos de que es seguro.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here