Cómo el consumo en España ha salido de la crisis del coronavirus 


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Tras la crisis del coronavirus hemos entrado en la nueva normalidad. Para muchas marcas y para muchas empresas, eso supuso volver, aunque no a lo ‘normal del todo’, sí a una suerte de versión de la vida cotidiana y, por tanto, a abrir puertas, llegar a los consumidores y recuperar las cifras de ventas. Aunque algunas industrias no han logrado recuperar la actividad por completo (es lo que le ocurre a la industria turística en varias regiones muy vinculadas a los viajes, por ejemplo), otras están ya reabriendo puertas y volviendo a recuperar un cierto ritmo de actividad.

Los consumidores, en este universo de la nueva normalidad y a pesar de todas las tensiones que siguen existiendo (como el temor a nuevos brotes y a nuevas oleadas de la enfermedad), están recuperando muchas de las prácticas de consumo previas a la crisis. Al menos eso es lo que empiezan a indicar los estudios, como el último de Kantar sobre consumo fuera de casa en España.

Las conclusiones de Kantar son que el sector de fuera de casa muestra una “recuperación prometedora”. En el final de la desescalada había recuperado niveles equivalentes al 70% de lo que ocupaba en el mundo pre-coronavirus.

Las compras fuera de casa, explican en el análisis, habían caído en un 83% durante la pandemia y durante el proceso de confinamiento. A medida que se iban acelerando los procesos de desescalada, la gente ha vuelto a consumir fuera de casa y a comprar. En algunas provincias, señalan desde Kantar, los niveles de recuperación habían llegado al 90%.

Una recuperación solvente

Lo interesante de esta recuperación es que no se trata de una burbuja de consumo post crisis. Esto es, no se trata del “efecto champán”. Este efecto es una de las reacciones a los procesos de reducción de consumo y a las crisis. Cuando se acaba, cuando el consumidor puede comprar nuevamente, se entrega a una suerte de ‘fiesta’ del consumo. Compra mucho más y mucho de repente. Es como descorchar el champán.

El estudio indica, sin embargo, que esto no es lo que está ocurriendo en España. El consumo se está manteniendo “consistente”. Mientras el consumo fuera de casa iba subiendo, eso sí, el de dentro de casa ha ido cayendo, volviendo a un equilibrio similar al previo a la crisis de la covid-19.

Nuevos hábitos de consumo

Eso sí, aunque se esté dejando de consumir fuera de casa y se esté volviendo a dentro del hogar, eso no quiere decir que las cosas no hayan cambiado y que los consumidores estén saliendo de la crisis tal y como entraron. Como explican en el análisis de Kantar, los españoles desarrollaron ciertos nuevos hábitos durante las semanas de confinamiento, hábitos que se están manteniendo durante estas semanas post confinamiento. Como ya había ocurrido en China a principios de año, la crisis ha cambiado también cómo comen los españoles y su relación con la comida.

Así, ahora es más habitual hacer en casa un desayuno tardío. Ese desayuno no solo es más amplio en cantidad de comida sino que además también incluye más elementos salados. Igualmente, es más habitual preparar comidas elaboradas más a menudo, aunque también el picar cosas en comidas rápidas. Esto está ampliando las oportunidades de mercado para productos elaborados listos para comer por un lado pero también de productos para cocinar e ingredientes por el otro.

No son los únicos elementos que se han asentado. También se ha asentado el tener cosas para consumir en casa después de cenar, un consumo ‘indulgente’, y el pedir a domicilio comidas elaboradas. El delivery ya triunfaba antes del confinamiento y de la crisis, pero ha salido de ella reforzado. Las ventas han crecido en un 30% y han llegado a consumidores nuevos.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here