Cómo afectará el coronavirus a los patrones de consumo clásicos del verano


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

La crisis del coronavirus ha cambiado los hábitos de consumo. Es ya como una suerte de afirmación manida, pero es un hecho. El confinamiento ha cambiado las cosas, como lo han hecho los temores a la enfermedad y el miedo a lo que ocurrirá en los próximos meses. Ciertos sectores han visto como la demanda se disparaba, los cambios sociales han impulsado ventas de ciertos productos y los consumidores han incorporado comportamientos y prácticas, como comprar online o pagarlo todo con tarjeta.

Ahora que se acerca el verano cabe preguntarse cómo se comportarán los consumidores y qué hará el coronavirus con las prácticas de consumo habituales de la temporada. ¿Volverá la normalidad y las compras de verano? ¿O tendremos un verano distinto?

El último estudio de Comscore se centra en ese impacto del coronavirus en el consumo veraniego. En general, los europeos están comprando más online (un 40% de los encuestados lo reconoce) aunque están volviendo más a las compras físicas ahora que los gobiernos están abriendo la circulación y haciendo procesos de desescalada. Los datos de Comscore parte de pautas de tráfico online y cómo ha aumentado o decrecido el tráfico a sites de nichos concretos.

El primer escenario en el que Comscore detecta crecimiento es en el de la moda. Aunque sus datos dejan claro que el proceso de consumo de moda habitual durante el año ha cambiado, también que los consumidores vuelven a tener un “apetito por nuevos outfits de verano”. Las visitas a tiendas de moda han aumentado. Francia es el país en el que más han crecido, con un 32%, pero España se queda muy cerca, con un 29% de crecimiento. Son los dos países en los que se ha notado un pico de interés en moda.

El segundo escenario en el que han visto crecimiento, salgo en uno de los mercados analizados, es de deporte y productos para exteriores. Como explican desde Comscore, dado que el verano es un período en el que se suele aumentar el consumo en este tipo de productos, el dato va en línea con lo que ocurre habitualmente. Francia vuelve a ser el país que más busca este tipo de productos y España se posiciona en la cuarta posición, aunque siguen creciendo por encima de lo que ocurría con anterioridad.

Lo clásico del verano, pero diferente

Pero aunque estas pautas de búsqueda coinciden con lo que se puede esperar de la temporada, habría que preguntarse si seguiremos consumiendo con normalidad este tipo de productos. Esto es, aunque lo habitual es comprar ropa y productos para exteriores, ¿vamos a repetir los comportamientos habituales de cada verano o nos quedaremos más en casa y modificaremos los patrones vinculados?

Uno de los movimientos de consumo de estas últimas semanas invita a pensar en esta última dirección. El último producto estrella de compras en la era del coronavirus son las piscinas.

La demanda de piscinas, según datos de idealo, ha crecido desde principio de mayo un 228 %, y ha disminuido su precio un 25%, siendo los datos de las de piscinas infantiles incluso superior (el interés ha crecido en un 546%). Un análisis de La Voz de Galicia señala que la demanda de construcción de piscinas de obra ha subido en un 2.000% y que existen ya listas de espera que rozan el año. Las fábricas de piscinas ya están desbordadas por la demanda. Volviendo a los datos de idealo.es, la demanda de barbacoas también ha crecido (en un 29%).

Los consumidores están buscando productos para el buen tiempo pero para poder disfrutarlo desde sus hogares. “Con la llegada del buen tiempo y la incertidumbre sobre lo que vamos a poder hacer este verano, vemos que no deja de aumentar la búsqueda de productos para disfrutar de planes veraniegos en casa, como es el caso de las piscinas o las barbacoas”, apunta en una nota de prensa Adrián Amorín, country manager de idealo.es.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here