Así como es malo que uno se agarre a sus tarugos, lo malo de llamarse ‘Lerni’ es que los tarugos se agarran de uno » El Publicista

Nuestro joven amigo Álvaro Rattinger, el hijo menor de quienes ustedes se imaginan, tiene ahora un servicio por internet bastante interesante: clases de marketing, con puros maestros bien picudos sobre todo en materias de mercadotecnia digital, que uno puede recibir en el momento que lo desee, esté donde esté, (incluso en el WC) y en cualquier dispositivo digital: computadora, tablet o celular.

Lo que ha hecho Álvaro, vivillo desde chiquillo, es grabar videoconferencias de toda esa gente famosa para después, junto con ellos, armar cursos en lo que mucho se aprende (sobre todo más y mejores negocios para el alumno que así se capacite). Y todo por una bicoca: $2,500 al año por la suscripción.

Lo malo de tan original servicio es que su nombre es muy fonético y ya le están saliendo a nuestro amigo dizque competidores que para nada.

Anoten por favor: es Lerni. Así como se lee, se escucha y se pronuncia. Échenle un vistazo a su página web y luego platicamos. No se les olvide es Ler-ni… Lerni, Lerni.

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here