AMLO invita a la población a alimentarse mejor y es un golpe hacia la industria de la comida chatarra


Estados como Oaxaca ya hicieron oficial la negativa de vender productos o comida chatarra a los menores de edad, en un intento por erradicar la mala alimentación y los altos niveles de obesidad que imperan en la nación.  Bajo este contexto, el presidente del país, Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado a los ciudadanos de México a hacer a un lado el consumo de comida chatarra y preferir una alimentación más sana:

”México es de los primeros lugares en el mundo en producción y variedad de sabrosas frutas. Muchas aún son desconocidas por la mayoría de la gente; darlas a conocer y comerlas, ahora, más que nunca, ayudará a reducir el consumo de productos chatarra, perjudiciales para la salud”.

El mensaje del mandatario se hizo a través de un video en Twitter en el que se ve al presidente comiendo pitaya. Su mensaje en esta cruzada en contra de los malos hábitos alimenticios y la comida chatarra se completó con las siguientes palabras:

“Estamos desayunando, les presento una pitahaya, una cactácea que se produce en el trópico, una pitaya que es distinta a la pitaya de la mixteca, a la pitaya que se produce en el Pacífico, Colima y en otros estados, esta es como una planta vamos a decir parásita que llega a ubicarse, se enreda y se reproduce en un árbol, tarda como 6, 8 meses, es muy delicada porque tiene que librarse de insectos, una vez que se corta es una verdadera delicia, es lo más suculento que puede haber, esta es la pulpa”. 

La pitaya proviene de América Central y México, y pertenece a la familia de las Cactaceae. Contiene propiedades nutrimentales como vitaminas C, B (B1 o tiamina, B3 o niacina y B2 o rivoflavina), potasio, hierro, calcio y fósforo. Es baja en calorías y ayuda a a la digestión por sus altos índices de fibra. Aquí cabe hacer una diferencia: la pitaya proviene del género Stenocereus, mientras que la pitahaya es del Hylocereus.

 

Una cruzada en contra de los malos hábitos alimenticios

De manera reciente, ya entró en vigor el nuevo etiquetado en productos dañinos para la salud. Los empaques contienen anuncios claramente visibles en donde se le informa al consumidor del excedente de ciertos ingredientes que pueden perjudiciales. Esta regulación era necesaria tomando en consideración que México es el mayor consumidor de alimentos procesados en América Latina y el cuarto más grande del mundo.

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) cerca del 73% de la población mexicana padece obesidad y de este porcentaje, el 34% sufre obesidad mórbida. Todo ello es producto en gran medida de factores genéticos pero también por los malos hábitos alimenticios que se tienen el país y la proliferación de alimentos chatarra con un alto índice de grasas trans, azúcar y conservadores.

En un evento llevado a cabo a principios de año, Christian Skoog, representante de Unicef en México, señaló que en nuestro país existe un alto consumo de alimentos y bebidas ultraprocesados y los infantes tiene el hábito de preferir los sabores cada vez más dulces debido a la exposición a ambientes obesogénicos. Todo ello se ha traducido precisamente en la regulación de prohibir la venta de ciertos alimentos a menores de edad y el comienzo del nuevo etiquetado advirtiendo sobre el riesgo de comer alimentos procesados.

También lee:

Estas son las 10 marca país más valiosas del mundo

Netflix: 5 producciones que puedes ver para aprender sobre marketing y publicidad





Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here