Al designar a Asesores en Prensa como su principal patrocinador Ángel Bosch no hace más que descubrir de dónde le llegan los sobornos al ASPID » El Publicista

De unos 10 años para acá el género publicitario mexicano, sobre todo el de la rama farmacéutica, ha sido testigo del desmadre que sus ´desorganizadores´ califican como a un concurso, El ASPID.

Es tanto y tan seguida la falta de organización que, año con año, las quejas crecen y con ellas la falta de inscripciones. Porque, además, el Sr. Bosch pide una tarifa de MIL EUROS (25 mil pesos a como están las cosas), para una sola pieza inscrita. De tal manera no sorprende que el número de fees haya decaído en un 90% de unos tres años para acá.

Porque, además, la agencia que siempre arrasa y se lleva más de la mitad de los trofeos, aunque muchas veces su trabajo deje mucho que desear, sea solo una: Asesores en Prensa y Comunicación de nuestra amiga Esther Luiselli. Solo en el 2019, APC ganó más de 30 trofeos.

Como es lógico suponer, tanto desorden y tanto misterio por la entrega de premios más que cuestionados no podía continuar y ya salió alguien dispuesto a componer las cosas organizando un concurso tan claro como el agua en que nada su personaje: El Ajolote.

Y ya salió el peine: sintiendo que se le acaba la transa, Ángel Bosch no ha vacilado siquiera en declarar y publicar a los 4 vientos que su patrocinadora principal es APC, la agencia de Esther Luiselli, con lo que no hace más que alardear de su ignorancia: porque una agencia no puede ser juez y parte en un concurso de agencias.

Bosch ignora los protocolos porque NO es creativo ni publicista. Y exhibe como su cómplice a Luiselli a quien solo parece importarle ganar a toda costa… ¿es ese un concurso?

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here