¿Acabará la nueva normalidad con las reuniones eternas que los marketeros odian?


PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Si se pregunta a los marketeros por aquellas prácticas que hacen que sean menos productivos y que lastran su trabajo (y varios estudios lo han hecho en el pasado), uno de los elementos que aparece de forma recurrente en sus quejas es el de las reuniones. Las reuniones suelen ser demasiado largas, partir el día y no aportar prácticamente nada. Muchas de las cuestiones que obligan a enfrentarse a reuniones de larguísima duración se podrían solucionar en un email o en un par de ellos, lamentan muchas veces los marketeros, que a pesar de todo siguen siendo arrastrados a reunión tras reunión.

Por supuesto, el coronavirus ha obligado a los marketeros, como ocurrió con muchas industrias, a mover la oficina a casa. Durante las semanas de confinamiento, los marketeros trabajaron desde sus casas, lo que impidió verse arrastrados a una sucesión de reuniones y más reuniones con sus jefes y compañeros de trabajo. Parte de esa actividad se trasladó a las herramientas de teletrabajo, como Zoom, que se convirtieron en ubicuas.

Ahora que la nueva normalidad y los procesos de desescalada están volviendo a abrir las oficinas, los marketeros se están encontrando con que el día a día al que se están sumando no está siendo como el día a día que han dejado atrás. Y uno de los grandes cambios podría ser, directamente, el fin de ciclo de las reuniones eternas.

En general, pocos trabajadores de la industria del marketing y los media están de vuelta en la oficina, como acaba de demostrar un estudio de Digiday. Para el porcentaje más elevado de los trabajadores que aún no han vuelto a la oficina, el retorno es más bien confuso.

Un 42% de los trabajadores encuestados que no han vuelto a la oficina asegura que sus empresas no les han dicho nada concreto sobre cuándo lo harán. A un 28% les han apuntado que será a finales del tercer trimestre y un 9% que se ha hecho una migración completa y que ahora pueden trabajar siempre desde casa.

Las cifras son ligeramente diferentes si se pone el foco solo en las agencias de publicidad. Ahí un 45% no sabe todavía nada concreto, un 29% que volverán al final del tercer trimestre y un 7% que se quedan para siempre en casa.

Aun así, en general, los trabajadores del sector creen que a partir de ahora el teletrabajo no estará mal visto e incluso que será alentado por las empresas y potenciado. Es lo que cree el 73% de los trabajadores de las agencias.

Menos reuniones y menos snacks

Pero ¿qué ocurrirá en la vuelta? Los marketeros tienen claro que el cambio implicará no solo que el teletrabajo se vea bien, sino también cambios en la disposición de las oficinas y en la actividad que se realiza en el día a día. Sobre un 40% cree que en el retorno a la oficina habrá menos reuniones.

También se reducirán aquellas cosas que funcionan a modo de incentivos y que son compartidas, las cocinas y los snacks de empresa y las grandes salas de reunión. Algo más de un 20% ve un futuro con más oficinas privadas.

De hecho, aunque un 58% de los encuestados reconoce que ha echado de menos la oficina, no lo han hecho con las reuniones interminables. Algo más de un 70% de los encuestados reconoce que le faltó la colaboración cara a cara y algo más de un 60% la socialización con sus compañeros. También creen que han perdido en separación entre el trabajo y la vida personal y el poder cambiar “de escenario”.



Publicado tambien en

    Leave Your Comment Here