A propósito del Círculo de Oro, Ricardo Molina considera que ahora existe fastcreativity y slowcreativity » El Publicista

Para terminar con la polémica suscitada por los resultados del reciente Círculo de Oro, en su edición N° 30, entrevistamos al buen Ricardo Molina, socio y director creativo de Alvarado Molina, con quien siempre es muy agradable platicar en virtud de la claridad de sus juicios.

El amigo considera que la evolución de los medios ha provocado la división de los contenidos publicitarios en dos grandes categorías: las que son para consumo rápido e inmediato, (fastcreativity) que, por lo mismo, deben generarse a toda velocidad. Y los que llegan al consumidor de forma más pensada y cuando la gente está más predispuesta a verlos (slowcreativity).

Queda claro que, en el segundo caso, el creativo puede pensar las cosas mejor y pulir su trabajo: esos son los anuncios que ahora están ganando en certámenes como el Círculo de Oro. Y que son magníficos, sin lugar a dudas. Pero que poco o nada tienen que ver con una realidad en donde, por la velocidad de la vida moderna, hay que correr.

“Es necesario reconocer, antes que nada, que el Círculo de Oro es un concurso de buena fe: y con esa buena voluntad es como los participantes deben inscribir sus trabajos para que, a su vez, los jurados califiquen de buena fe”, concluye Ricardo.

Ver fuente de esta publicación

    Leave Your Comment Here